*Premio Regional de las Culturas, las Artes y el Patrimonio y Mujeres Destacadas de Aysén 2021 falleció el pasado domingo 2 de enero.

Desde niña su carácter curioso le permitió descubrir la fuerza de las letras y la poesía, espacio reservado para las almas sensibles que son capaces de dibujar un poema, un verso, observando la más fría de las piedras, el atardecer púrpura de enero o un cielo estrellado en pleno invierno.

Autodidacta, Sandra Bórquez Salas (1964 – 2021), forjó su carácter en la nieve, la lluvia y los encantos naturales de una tierra todavía indómita, difícil de comprender y que por eso mismo, presiona a sus habitantes para encontrar caminos de expresión.

“Mi gusto por la literatura es desde pequeña, especialmente la poesía. Me he dedicado a la literatura, intentando siempre reivindicar a la mujer, escribo desde la Patagonia y tengo una poesía visual, donde intento rescatar lo cotidiano del quehacer de la mujer”, contó Sandra en el documental Letras de la Patagonia de Jauría Films y Aonikenk Producciones.

Sandra Bórquez.

Desde lo cotidiano, sin tiempo, ni época, con la espontaneidad y la urgencia de las letras, hacía un alto en su jornada para escribir en lápiz y papel, los brotes de sus sentires, trabajando en un mural, en medio de sus telas cruzadas por la métrica libre de su poesía.

En ese mismo documental, señalaba que “la poesía es para expresarme, cosas tristes las puedo embellecer, es una necesidad, como cuando trabajo con mis telas”.

Retrata en sus obras visuales a la mujer simple, “que no está para los libros de historia, porque su vida ha sido simple, tan simple como criar, seis, siete u ocho hijos. Es simpleza, que es tremenda”, recordaba, a propósito de la complejidad de criar y vivir con y para otros.

Su pareja, Francisco Muñoz, también conocido en el mundo literario como Francisco Oscuro Mala Cara la recuerda con nostalgia, pero a la vez con profunda admiración. “Una de las últimas cosas que me dijo Sandra fue que habíamos tenido mucha suerte de encontrarnos y complementar nuestros gustos por la literatura y fui un afortunado, porque Sandra era una mujer muy creativa, imaginativa, que tenía muchísimo talento en la poesía, literatura, tiene varias publicaciones y en el arte de los tapices, murales, cuadros que ella inventó, porque es una técnica que ella casualmente imaginó y que llevó a un nivel hermoso, donde mucha gente se vio retratada en los cuadros que ella hacía”.

Si bien es cierto la pérdida física de nuestros seres queridos duele, Francisco se queda con la alegría de haber compartido su vida con Sandra. “Ella fue un tremendo aporte a la región de Aysén como artista y siento orgullo que haya sido mi esposa y compañera”.

Verónica Ibieta, también compartió espacio y trabajo con Sandra, “es una de las artistas que dejan una profunda huella en Aysén, su poesía honesta; sus tapices que nos muestran acciones cotidianas, pero llevadas más allá de la realidad, rompiendo esquemas, sorprendiéndonos con cada trabajo. Como agrupación https://www.malotun.cl/wp-content/uploads/2021/08/noticia_161021-1.jpg Ortiga, tuvimos la fortuna y honor de que Sandra, de forma desinteresada, haya puesto su obra a disposición en distintas iniciativas que brindamos a la comunidad, ya sea en imágenes o acompañando y embelleciendo la escenografía con “sus trapitos”, como ella misma se refería a su trabajo. Agradecemos toda su entrega, su legado, sus palabras y su humildad, su cercanía, su fuerza de mujer sensible y soñadora. Su legado perdurará por siempre y lo valoramos con profunda admiración y reconocimiento”, manifestó en representación de la Agrupación Cultural https://www.malotun.cl/wp-content/uploads/2021/08/noticia_161021-1.jpg Ortiga.

También el antropólogo Mauricio Osorio colaboró con Sandra, comentó sus libros, su obra llena de la simpleza de los patagones de esta tierra austral y patrocinó el Premio Regional de Cultura, Arte y Patrimonio 2021, categoría Mujer Destacada Trayectoria en Artes, que se le entregó el año pasado. “El arte textil de Sandra Bórquez, vía de comunicación aumentada de su habitar poético de ésta su tierra, ha permitido que muchas personas de Aysén y del mundo, tengan ahora la posibilidad de estremecerse en la belleza de textiles “almados”, que llevan así la palabra y sentir profundos de Aysén entre sus costuras, colores y diseños”, rememora Osorio Pefaur.

“Más de 10 años de creatividad y vigencia, integración de distintos lenguajes artísticos: aquellos de la visualidad y los que brotan de la escritura. Pero nos parece importante manifestar también que el aporte de Sandra Bórquez a la expresión artística y al desarrollo literario en el territorio de Aysén es mayor, y que por estar también nosotros inmersos en él, nos cuesta abstraernos, solo intuimos su valor, que otras y otros podrán auscultar con juicio crítico en el futuro. Sandra contribuye al proceso de sanación y reparación de los habitantes de Aysén, cuyas primeras generaciones se hicieron de la vida en el rigor, la crueldad, la tristeza y las escasas alegrías, permitiendo que las nuevas generaciones como la que Sandra representa, tiendan puentes que reparen el extrañamiento en el que los ayseninos debieron “hacerse de una identidad”, que permiten en el presente y hacia el futuro, una sociedad donde la ternura, el amor y la búsqueda de la felicidad y la vida buena, estén siempre presentes”, argumentaba el antropólogo en la carta de apoyo a su postulación al premio.

“Es una irreparable pérdida para el mundo de la creación regional”

La Seremi de la Cultura y las Artes de Aysén, Verónica Díaz Cayul, también se refirió a la desaparición física de Sandra Bórquez y su legado. «Hemos iniciado el año con la muy triste noticia de la partida de una gran artista patagona, a quien entregáramos el Premio Regional de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Mujeres Destacadas de Aysén 2021, en la categoría de Trayectoria en Artes. El temprano fallecimiento de Sandra Bórquez es una irreparable pérdida para el mundo de la creación regional, para la poesía y las artes textiles. Desde la Seremi de Culturas Aysén consideramos que la mejor manera de recordarla y honrar su memoria es a través de su prolífica obra y guardando una hermosa frase de ella que bien puede resumir lo que fue su absoluta entrega en todo lo que hacía: ‘En un abrazo quisiera llevarme todo lo que tanto he amado’», indicó Verónica Díaz Cayul, Seremi de las Culturas Aysén.

Inédito Sandra Bórquez Salas

“Casi no me alcanza la vida para cumplir con todos con mi trabajo en la casa y mi trabajo de empleada doméstica, ando todo el día detrás de las ollas, por eso entiendo que mis hijas tengan un poco de vergüenza, pero a ellas no les va a pasar que tengan esta pega. Yo sé que saldrán adelante en sus estudios y tendrán buenos trabajos. Esto del aseo y la casa es solo para mujeres brutas como yo, duras de mollera y bueno…también como dice mi esposo una mujer de su casa no tiene nada que andar callejeando y comadreando, que todas deberíamos ser como su madre que era una santa. La suerte que tengo, esta bendición de marido y de familia y bueno, a la final, hace harto tiempo que él dejó de castigarme”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *